Baby Shop

La tienda online para tu bebé

Ejercicios pre-parto

Hoy queremos dejaros unos ejercicios sencillos que van muy bien para la preparación del parto, además podeis ayudaros con este cojín de lactancia que sostiene la espalda , las piernas y el vientre durante el embarazo.

Cojín de lactancía Doomoo Flo

Cojín de lactancía Doomoo Flo

Movimiento pélvico

Este movimiento pélvico, que se hace con las rodillas y las manos en el suelo, fortalece los músculos abdominales y alivia el dolor durante el embarazo y el parto.

  • Colócate con las rodillas y las manos en el suelo, con las piernas separadas hasta la medida de tus caderas y los brazos separados a la distancia entre tus hombros. Mantén tus brazos estirados, pero no encajes los codos en la posición recta.
  • A medida que respiras, tensa tus músculos abdominales y los de tus glúteos y haz un arco hacia arriba con tu espalda.
  • Relaja tu espalda en una posición neutral a medida que exhalas.
  • Repítelos a tu propio ritmo, siguiendo el ritmo de tu respiración.

Agáchate

Puede que no sea la postura más elegante, pero agacharte es una forma demostrada a través de los siglos de prepararse para el parto y para dar a luz. Este ejercicio fortalece tus músculos y te ayuda a abrir la pelvis.

  • Párate mirando hacia la parte de atrás de una silla, con tus pies ligeramente más separados que el ancho de tus caderas y con los dedos de los pies apuntando hacia afuera. Apóyate en la parte de atrás de la silla para obtener apoyo.
  • Contrae tus músculos abdominales, eleva tu pecho y relaja tus hombros. Luego baja tu coxis o rabadilla como si te estuvieras sentando en una silla. Encuentra tu equilibrio. La mayor parte de tu peso debe estar hacia tus talones.
  • Respira hondo y después exhala, empujando con tus piernas para elevarte a la posición de sentada.

La postura del sastre o zapatero

Esta posición te puede ayudar a abrir tu pelvis y a relajar las articulaciones de tus caderas en preparación para el parto. También puede mejorar tu postura y relajar la tensión en la parte baja de tu espalda.

  • Siéntate recta contra una pared, con las plantas de tus pies tocándose una con la otra.
  • Presiona tus rodillas con suavidad hacia abajo y lejos la una de la otra, pero no las fuerces.
  • Mantente en esta posición tanto tiempo como te sea cómodo.

Recuerda comenzar lentamente y ejercitarte a tu propio nivel en cada ejercicio. 

Comentarios cerrados