Baby Shop

La tienda online para tu bebé

Para pasear a tu bebé en invierno

La salud del bebé en invierno; 5 consejos básicos

Hablábamos esta misma semana de aquellas enfermedades que son más comunes entre los pequeños cuando se acerca el invierno. Entre quienes se acercan a nuestra tienda de artículos para bebé no hay un solo padre que no ponga la salud y la seguridad de su hijo por encima de todo. Por ello cuando se acerca el frío y la salud del bebé está más comprometida que en cualquier otra época del año todos los consejos y cuidados se hacen pocos. ¿Qué podemos hacer para cuidar la salud de nuestros hijos, nietos, sobrinos… durante los meses más fríos del año? Veamos algunos consejos:

  • No tengas miedo: Sí, el frío es un inconveniente pero no es nada del otro mundo. Todos hemos pasados inviernos de mal tiempo… incluso cuando éramos bebés. Y pese a que no lo creas hay millones de sitios en el mundo donde hace más frío que en España. Que el frio no condicione ni paralice tu vida. 
  • No encierres a tu bebé: Salvo que las temperaturas sean excesiva y anormalmente bajas no lo dejes siempre al calor del hogar. El bebé en invierno también tiene que salir a la calle. Sácalo de paseo, al menos una vez al día. Puedes aprovechar las horas centrales donde la temperatura es más alta. Los guantes para cochecito te ayudará a pasar mejores ratos con tu bebé y a que la persona que lleve el carrito no sufra por llevar las manos al aire libre.
  • Abrígalo, pero con moderación. Es mejor usar varias prendas finas que pocas muy gordas. Así si entramos a un lugar cerrado o cambia la temperatura podremos ajustar la ropa que lleva nuestro bebé sin Para pasear a tu bebé en inviernoproblemas. Tu bebé no necesita muchísimas capas de ropa, pese a que no se mueve como tú para entrar en calor con una capa más será suficiente. Si llora es que le has puesto demasiadas prendas o que va incómodo por ir demasiado ajustado. Usa materiales naturales para que sean cómodos para tu bebé en invierno y, al ser posible,  transpirables. Si tienes dudas, seguramente le hayas puesto ropa de más.
  • La temperatura del hogar ideal debe estar en torno a los 20-22 grados. Es recomendable ventilar el aire todas las mañanas abriendo las ventanas. La calefacción hará sentirse mejor a toda la familia pero secará el amiente. Un humidificador puede ayudarte a tener un aire adecuado para que a tu bebé no se le reseque la boca y las narices.
  • El cuello y la frente los indicadores más fiables de la temperatura corporal de nuestro bebé. Pese a que lo más cómo pueda resultar tocarle los pies o las manos estos pueden tener, como nos ocurre a los adultos, una temperatura diferente al resto del cuerpo al no estar en las mismas condiciones.