Baby Shop

La tienda online para tu bebé

mocos de bebe

Mocos de bebé: Guía rápida

Si los mocos es un desagradable estorbo en los adultos imaginaros lo que ocurre cuando los vemos en nuestro bebé. La mayoría de padres se ponen nerviosos  ante la presencia repetida y continuada de mocos y flemas pero… ¿debemos preocuparnos? ¿Qué es normal y qué no? ¿Cómo quitárselos? ¿Hay algún producto recomendado? Comencemos por el principio y aprendamos a actuar ante los mocos de bebé.

¿Qué son los mocos?

Se trata de una sustancia natural que se genera en varias partes del cuerpo del ser humano, desde los pulmones y el estómago hasta la vagina y el colon y, ¡cómo no! También en la nariz. Centrándonos en los que más nos importan, los que proliferan en las vías respiratorias y nos encontraos en la nariz. Se trata de un elemento de defensa que fortalece el cuerpo frente a los virus. Por ello la presencia en los bebés es normal cuando su sistema inmunológico está comenzando a desarrollarse.

¿Son excesivos los mocos de bebé en mi caso?

Eso dependerá de la cantidad y la prolongación de los mismos. Son excesivos cuando causan malestar al niño y, evidentemente cuando producen inflamaciones como la otitis.

¿Medicamentos?

Muchos pediatras no son partidario de los mucolíticos ya que producen un efecto bucle al expulsar los mocos disolviéndolos y generado la secreción de nuevos mocos. Por ello pese a que muchos padres se ponen nerviosos al pensar que su hijo está continuamente malo hay que entender que es algo normal y necesario en el desarrollo. Debemos confiar en el criterio de los profesionales y si tu pediatra te dice que tu hijo está en unos niveles normales, seguramente lo este.

¿Cómo aliviamos los mocos?

El agua será nuestro mejor aliado. Trataremos de que nuestro hijo la beba para favorecer de manera natural la disolución y expulsión de los mocos. También es fundamental que el ambiente en casa se encuentre húmedo y saludable.  Un humidificador para la habitación del bebé, evitar los ambientes cargados y el humo del tabaco serán puntos fundamentales.

¿Cómo le quitamos los mocos?

Mocos de bebé

A una parte de las mucosidades llegaremos con un pañuelo y enseñando a nuestro hijo a sonarse. Es fundamental tener cuidado y hacerlo con un pañuelo suave para no irritarle la nariz. Si no es suficiente la mejor opción es un aspirador nasal que permitirá eliminar los mocos de bebé de forma sencilla y rápida.

Comentarios cerrados