Baby Shop

La tienda online para tu bebé

Como contar una mala noticia a un niño

6 consejos para contar una mala noticia a un niño

Esta mañana nos hemos levantado con la triste noticia de que el terrorismo había vuelto a golpear el centro de Europa. Varios atentados en la red de transportes de Bruselas han dejado decenas de muertos e impactantes imágenes que pueden verse de manera constante en los medios de comunicación. Seguramente todos los padres nos hemos enfrentado alguna vez a la mirada de nuestros hijos, esa mirada heladora de quien en su infinita inocencia no logra entender el sufrimiento ni la maldad en el mundo. Las malas noticias aparecen en nuestra vida cuando menos esperamos y es nuestro deber como padres estar preparado para afrontarlas y saber cómo actuar con nuestros hijos, por ejemplo, cuando muere un ser querido. Por ello desde Baby Shop, desde nuestra tienda de artículos para bebés, queremos recopilar algunos consejos para dar una mala noticia a un niño. Ojalá nunca los necesitéis.

¿Cómo contar una mala noticia a un niño?

No lo evites: Uno de los errores más comunes es pensar que los menores no se dan cuenta de lo que está pasando. Quizás no lo entiendan del todo bien pero desde luego perciben que algo no marcha bien. Los niños son grandes observadores de la realidad y tienen una conexión muy especial con los seres queridos (padres, abuelos…) Hablar con ellos te permitirá saber cómo se sienten, podrás ayudarles a “entenderlo” y evitarás que se hagan ideas erróneas de lo que ha pasado.

Pero no le presiones: Debe ser tu hijo el que decida que quiere contarte, simplemente hazle saber que estás ahí, que puede preguntarte todas sus dudas. En ocasiones necesitará tiempo para tratar el tema, como los mayores.

No abundes en los detalles: Hay que ser consciente de qué contar y qué no. Los detalles morbosos, accesorios o desagradables solo pueden hacerle mal y no son necesarios para hacerle comprender la relevancia de la situación. Evítalos.

Transmite seguridad: En ocasiones es complicado fruto de la propia situación del adulto pero hay que tratar en la medida de lo posible que nuestro hijo tenga miedo. Que le haya pasado a una persona no quiere decir que también le vaya a pasar a ti o a él. Hay que hacerle entender que la reacción correcta es la tristeza y no el miedo.

Importancia de las formas: Como siempre que tratamos con niños es fundamental que nuestro lenguaje sea cercano, sincero, cariñoso. También sereno. Abraza a tu hijo, dormir juntos esas noches si es necesario, que se sienta querido y protegido.

Granito de arena: Cuando estaba escribiendo esto me ha venido a la mente un vídeo de un niño en una ofrenda durante los atentados de Paris. Lo comparto a continuación para que veamos que se enteran de mucho más de lo que parece. Acudir a este tipo de eventos, o colaborar en los cuidados de las personas necesitadas puede ayudarles a sentirse parte de la solución.

 

Por último también me gustaría compartir con vosotros este post del blog Pediatría Integral donde tratan más en profundidad y de manera profesional el tema del duelo infantil.