Baby Shop

La tienda online para tu bebé

juguetes del bebé

Los juguetes del bebé en la playa

Si el lunes hablábamos de las recomendaciones para disfrutar de unos días con los más pequeños en la playa, hoy nos queremos acercar a cómo tener a nuestro hijo entretenido y divertido en la área. Antes de meternos en faena os recomiendo esta guía práctica sobre el índice UV de radiación solar. Al hilo de nuestro anterior artículo nos la hizo llegar una de nuestras lectoras y nos encanta pues no solo está en castellano sino que además ha sido realizada por la Organización Mundial de la Salud, la tantas veces citada OMS.

Palas y rastrillos: Son un clásico que todos asociamos a la arena de las playas, permiten a nuestro hijo jugar con un elemento nuevo para él , la arena (luego hablaremos de eso), y hacer castillos, canales… Además cavar y construir en la arena mojada tiene algo especial que hace que muchos mayores también sintamos predilección por ello por lo que el momento puede ser disfrutado por toda la familia.

¡Ojo! En vacaciones muchas veces los padres nos relajamos un poco, ¿Para eso están no? Pero hay que tener cuidado con donde compramos los juguetes del bebé. En las playas más concurridas suele haber grandes almacenes con todo tipo de jueguetes y utensilios para la playa y no siempre cumplen con todas las medidas de seguridad. Recuerda buscar el sello CE en los juguetes de la playa de tu bebé.

La arena no es un juguete. Y eso es importante hacérselo ver a nuestro bebé ya que, a buen seguro tendrá la tentación de probarla o de lanzarla contra otros bebés. Evidentemente siempre vamos a tener que estar con nuestro bebé y tendremos que controlar esos baños de barro que a buen seguro querrá darse. Cuando le metamos al agua para limpiarle, poco a poco. Lo de limpiar la arena cuando lleguemos a casa o al hotel ya es harina de otro costal.

Un bolsa térmica. Vale, esto tampoco es un juguete pero te será muy pero que muy útil. Lo primero que debemos saber es que los bebés se deshidratan muy fácilmente por lo que es recomendable llevar una pequeña bolsa o una nevera con agua fresca. Además podemos aprovechar para meter algún potito, fruta, pavo o cualquier otro alimento ya que nunca sabemos por dónde nos puede salir el día.

Comentarios cerrados