Baby Shop

La tienda online para tu bebé

bebé y aire acondicionado

El bebé y el aire acondicionado

Estamos viviendo unas jornadas realmente calurosas durante estas semanas, debe ser eso que llaman verano pero a lo que año tras año no terminamos de acostumbrarnos. Esas altas temperaturas, ese bochorno… ideal para disfrutar de la familia en un lugar refrescante como una playa o una piscina pero todos sabemos que eso no siempre es posible y nunca es viable durante todos los meses de verano.

Por ello los mayores hemos inventado el aire acondicionado, ese elemento odiado y amado a partes iguales en las empresas. Ese debate también ha llegado a nuestra tienda de artículos para bebés con el complemento en forma de pregunta de ¿Cómo afecta el aire acondicionado a los bebés y a los niños?  Hemos recorrido la web para traeros una serie de recomendaciones (entre ellas las de doctor Florencio de Santiago) en las que, antes todo, debe imperar el sentido común.

¿Bebé y aire acondicionado? ¿Buena idea?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que temperatura de la casa para nuestro bebé debe oscilar entre los 21 y los 24 grados y los 19 y los 21 por la noche. Cuando saquemos a nuestro bebé de paseo debemos procurar que la diferencia entra las temperaturas del interior (casa, oficina, guardería, tiendas, restaurantes…) y la calle sea superior a los 10 grados.

La primera recomendación lógica si usamos aire acondicionado es evitar que este incida directamente sobre nuestro bebé. Para ello es buena idea intentar usar el aire acondicionado cuando el bebé no esté en el cuarto en sí, también tenemos que ventilar  la habitación. Así cuando nuestro hijo se encuentre en una sala no tendrá que soportar el aire acondicionado pero sí disfrutará de una temperatura agradable.

Si vas a salir a la calle para estar en un sitio cerrado no te olvides que no vas a poder controlar el aire por lo que es recomendable llevar siempre una mantita para tapar a nuestro bebé por si en el sitio en el que estamos se han pasado con el aire acondicionad. En casa es bueno tener un humidificador ya que el aire acondicionado secará el ambiente y los bebés y niños son especialmente sensibles a ambientes resecos.

Además hay otro par de recomendaciones que no tienen tanto que ver tanto con el aire acondicionado como con el sentido común. La primera es no dormir nunca con él dado y la segunda mantenerlo en perfecto estado de higiene. Si no es así se convierte en un foco de virus y bacterias y ahí es cuando empezaríamos a tener problemas.

Comentarios cerrados