Baby Shop

La tienda online para tu bebé

nombre de bebé

Lobo; ¿es un nombre de bebé?

Es sin duda una de las noticias del verano… se nota que con el calor baja la actividad y que estamos todos cansados de tanta política. Estamos hablando de esos padres que querían poner a su hijo de nombre Lobo y que, no sin pelea y gran alboroto mediático detrás, finalmente podrán hacerlo. De hecho para conseguirlo han realizado hasta una recogida de firmas en change.org que alcanzó el apoyo de más de 25.000 personas. Pese a que en un principio los responsables del Registro Civil denegaron el nombre porque “podría ser ofensivo para el niño” finalmente.

Los padres argumentaban que ellos han vivido en Escocia y Australía durante 10 años y que en esos dos países “Wolf” es un nombre bastante habitual y también citaban los ejemplos de Alemania, Portugal o Argentina. Incluso citan al célebre músico Mozart cuyo nombre Wolfgan significa manada de lobos. Finalmente estos padres de Fuelabrada se saldrán con la suya ya que el director general de los Registros y del Notario ha asegurado que lo permitirá.

Más allá de esta historia concreta la batalle ha recuperado para la luz pública el debate sobre qué nombre podemos poner y cuál no a nuestro hijo. El nombre no solo quedará reflejado tanto en los registros y papeles oficiales como en cantidad de accesorios para bebes personalizados, también le influirá en su día a día de niño, joven y adulto. Por ello hay una serie de nombre que no se pueden poner. Veámoslos.

No se puede poner el mismo nombre que ya tenga uno de sus hermanos salvo que este haya fallecido.

No se puede poner a un niño más de  dos nombres, por lo tanto de Flipe Juan Alfredo. Ahora, hay un excepción y es la familia real que puede usar cosas del tipo Felipe Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos de Borbón y Grecia.

En el caso de los nombres compuestos el primero es el que marca el sexo para dejarnos claro que José María es un chico y María José una chica. Parece obvio ahora, verdad…

No se pueden incluir nombres ofensivos como Judas, Demonio o Hitler.

Tampoco se admiten aquellos nombres que combinados con el apellido creen según que palabras, por lo que el famoso Benito Camelas es más un chiste que una realidad.

Estas son las reglas fundamentales siempre quedando el resto a criterio del funcionario de turno, no se admiten diminutivos, aquellos que crean confusión , palabras genéricas o aquellos nombres que confunde el sexo.

Comentarios cerrados