Baby Shop

La tienda online para tu bebé

vuelta al cole
vuelta al cole

Los 3 jinetes del apocalipsis de la vuelta al cole

Pues ya está aquí, la vuelta al cole es una realidad. El calendario escolar varía en función de la edad y del lugar donde estudien nuestros hijos. La vuelta al cole comenzó ayer 6 de septiembre y se irá dando de forma escalonada. Para muchos padres es un momento de liberación, para otros estrés a muchos les genera preocupación y otros tanto lo ven con ilusión. En realidad creo que todos los padres sentimos todas esas emociones en una sola. Toma ya. Muchas son las preocupaciones de la vuelta al cole, pero estas son las principales. Estos son los 4 jinetes del apocalipsis de la vuelta al cole.

Atentado psicológico; la vuelta al cole es el signo inequívoco de que las vacaciones se han terminado. Cuando vemos por casa los libros, la ropa tirada en la cama el mundo se nos viene abajo. Es la vuelta a la rutina, al trabajo y psicológicamente no es sencillo. Además aprovechamos el inicio del curso para plantearnos nuevos retos, apuntarnos al gimnasio o comenzar las colecciones que anuncian en la tele. Vamos, como si fuera un año nuevo pero más duro.

Los nuevos horarios: Será la gran pelea que tendrás que mantener con tus hijos. Toca volver a levantarse a las 7 de la mañana para ir al cole o a la guarde. Y toca volver a acostarse temprano, a hacer los deberes por la tarde… vamos toda una rutina que no apetece nada y menos con este calor. Eso sí, el calor nos aplaza la pelea por la ropa, toca vestirse para ir al cole, se acabó lo de corretear por todo el mundo medio desnudos.

La cuesta de septiembre: No nos engañemos, aunque seamos una tienda de bebés – o precisamente por eso – somos conscientes de que la vuelta a la rutina es cara. Ya sea la guardería o el colegio todos tienen unos costes propios en libro, matrícula, material… pero además tocará cambiar la ropa de nuestros hijos. Y no, nos e trata de que esté demodé o de que hayamos engordado como nos pasa a los mayores, los pequeños crecen ¡y mucho! Y nos toca comprar nuevas ropas y productos acordes a sus necesidades y cuando empiezan a crecer un poco a sus gustos. Total, una ruina.

Comentarios cerrados