Baby Shop

La tienda online para tu bebé

peligros de la casa para el bebé

¡Precaución! Peligros de la casa para el bebé

Cuando los niños juegan al pilla pilla en el patio del colegio o mientras los padres toman algo con los amigos en una terraza hay un concepto que es sagrado, una palabra mágica que cambia instantáneamente el momento del juego; “Casa”. La casa es el lugar donde no te pueden pillar, donde no te pueden hacer daño y la casa es el lugar donde todo es seguro. No es de extrañar esa asimilación en todos los niños del mundo pero, en ocasiones hay peligros de la casa para el bebé, cosas que han estado ahí siempre pero que ahora toman una nueva dimensión.

Top 4 peligros de la casa para el bebé:

Escaleras: Aquí la seguridad del bebé es imprescindible pues un accidente puede tener consecuencias fatales. En un chalé o en la casa del pueblo con escaleras el uso de barreras que cierren el paso y que no permitan a nuestro hijo acceder a las escaleras sin nuestro permiso es fundamental. De lo contrario, jugando, corriendo, con resbaladizos calcetines… pon una barrera cuanto antes, si la vas a tener que comprar no esperes a llevarte un susto.

Enchufes: Un clásico donde se mezcla mito con realidad y recuerdos de tiempos pasados. Actualmente los sistemas eléctricos de las casas son más seguros pero no quitan para que muchos niños los vean como un juguete a su alcance y nos llevemos algún susto. Con agua son todavía más peligrosos. Un cubreenchufes es una solución rápida, sencilla y barata.

Armario: Esto os lo dice quien escribe por experiencia propia. Los armarios, sobre todos los altos, con cajones o puertas a la altura de los niños, pueden ser un gran riesgo de accidentes. Si el bebé trata de abrirlos y tira de ellos se le pueden caer encima y tener problemas serios. La solución anclarlos a la pared sobre todo aquellos que tengan cajoneras bajas y pesen poco pero sean voluminosos.

Productos tóxicos: No podía faltar en este artículo otro de los clásicos, los productos de limpieza. Estos suelen estar guardados en todas las casas bajo los fregaderos de cocina o baños lo que lo sitúa al alcance de los niños pequeños. Son francamente peligrosos por sus colores llamativos y su real parecido con las botellas de refrescos. La mejor opción es quitarlos de esa zona al alcance del bebé o mantenerlos cerrados bajo llave.

Comentarios cerrados